INFO

Las invitaciones de boda aburren a un cura. ¿De quién será la culpa? Con lo emocionantes que son las bodas, por dios. En Molaría pensamos que es pecado invitar en verjurado y en cursiva y decidimos crear, para esta pareja de novios tan tan chachi, una invitación que fuera emocionante como la llegada de la novia, romántica como el vals, inesperada como el saludo de un familiar que no te habla y memorable como un dolor de pies.

ENG.

CLIENTE

Eva y Juanjo. Futuros Señores de Chousa

CATEGORÍA

direct marketing

AnteriorSiguiente